fbpx
play_arrow

keyboard_arrow_right

skip_previous play_arrow skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
volume_up
chevron_left
  • cover play_arrow

    Dios Te Dará Mucho Más
    Mirta Colloca

  • cover play_arrow

    La Oración Eficaz del Justo Puede Mucho
    Roberto Colloca

  • cover play_arrow

    Yo Soy
    Mirta Colloca

  • cover play_arrow

    Nos Va a Ir Bien
    Roberto Colloca

  • cover play_arrow

    La Paloma
    Mirta Colloca

  • cover play_arrow

    Hoy Comienzo a Vencer Mi Debilidad Predominante
    Roberto Colloca

  • cover play_arrow

    Rota
    Mirta Colloca

  • Home
  • keyboard_arrow_right Madres
  • keyboard_arrow_right Sara: La Madre Que Nunca Perdió La Esperanza

Madres

Sara: La Madre Que Nunca Perdió La Esperanza

Ana Agila May 13, 2019 6


Background
share close

Sara, la esposa de Abraham es un ejemplo de una mujer que a pesar de lo que sus ojos veían, ella confió en Dios y no perdió la esperanza de su milagro. Ella vivía en un mundo de peligro y confusión, muy parecido al nuestro. Y a pesar de todo lo que le pasó en su vida, Sara mantuvo la fe en Dios, y al final su compromiso fue recompensado con la bendición. ¿Puedes imaginarte esperar tanto tiempo para recibir una bendición? 

Muchas veces oramos y pedimos a Dios arduamente por algo que anhelamos y cuando los años pasan y no vemos respuesta de Dios, fácilmente perdemos la esperanza y decidimos manejar el asunto por nuestra propia cuenta. 

Sara fue una mujer como muchas de nosotras, tenía debilidades, tristezas y alegrías. Una de sus mas grandes tristezas era el que era estéril. En ese tiempo si una mujer no podía tener hijos era menospreciada, y esto la llevó a desesperación y tomar acción por su propia cuenta. Igual los años seguían pasando y no quedaba embarazada, pero la fe de Sara se destaca en que a pesar de sus errores y de sus fallas ella, “creyó que era fiel quien lo había prometido”, Hebreos 11:11.

…la fe de Sara se destaca en que a pesar de sus errores y de sus fallas ella, “creyó que era fiel quien lo había prometido”…

Al final, Sara tuvo la fe suficiente para creer que ella y su marido, con 90 y 100 años de edad, producirían el heredero que Dios les había prometido. Sara sería la madre de Isaac. Isaac fue quien Dios escogió para continuar con el pacto, la misma línea que produciría Jesús.

A pesar de lo que nuestros ojos vean, no perdamos la esperanza. Dios es un Dios de promesas. ¡Tu milagro tiene fecha! ¡Créelo!

Ana Agila

Rate it
Avatar
Author

Ana Agila

Ana Agila trabaja con el ministerio de niños, Vida Kidz Awana Clubs y además sirve como colaboradora frecuente del blog de Vida Church.

list Archive

Previous post
Post comments (0)

Deja un Comentario

%d bloggers like this: