fbpx
play_arrow

keyboard_arrow_right

skip_previous play_arrow skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
volume_up
chevron_left
  • cover play_arrow

    La Oración Eficaz del Justo Puede Mucho
    Roberto Colloca

  • cover play_arrow

    Dios Te Dará Mucho Más
    Mirta Colloca

  • cover play_arrow

    Yo Soy
    Mirta Colloca

  • cover play_arrow

    Nos Va a Ir Bien
    Roberto Colloca

  • cover play_arrow

    La Paloma
    Mirta Colloca

  • cover play_arrow

    Hoy Comienzo a Vencer Mi Debilidad Predominante
    Roberto Colloca

  • cover play_arrow

    Rota
    Mirta Colloca

  • Home
  • keyboard_arrow_right Madres
  • keyboard_arrow_right Ana: La Madre Que Guardo Su Promesa

Madres

Ana: La Madre Que Guardo Su Promesa

Ana Agila May 15, 2019 2


Background
share close

Ana fue la madre de Samuel. La historia bíblica relata que Ana no podía tener hijos. Ella estaba casada con un hombre que la amaba pero no le podía dar hijos. Su esposo tenía también otra esposa y ella si le pudo dar hijos. La otra esposa se llamaba Penina. Penina, sabiendo que tenía ventaja sobre Ana por que ella si pudo darle hijos, se aprovechaba para molestarla y provocarla constantemente. Pero Ana en vez de enfrentar a Penina por lo que esta le hacía, mejor se iba a la casa de Dios a seguir en pie de batalla orando por lo que ella quería. Ana no perdió el tiempo con Penina, ni quitó su mirada de Aquel que sí podía hacer su deseo realidad. Ana oraba sin cesar, pedía a Dios con tanto fervor que hasta pensaron que estaba borracha. Ella se disciplinó para pedirle a Dios fervientemente por lo que ella ansiaba mas en su vida, un hijo. 

1 Samuel 1:11 nos enseña que ella no solamente clamaba a Dios por su hijo, si no que también le hizo una promesa a Dios. “Oh Señor de los Ejércitos Celestiales, si miras mi dolor y contestas mi oración y me das un hijo, entonces te lo devolveré. Él será tuyo durante toda su vida, y como señal de que fue dedicado al Señor, nunca se le cortará el cabello”. Ana le prometió a Dios que una vez que Dios le diera su hijo, ella se lo devolvería. Imagínense por un momento pedir a Dios algo que tanto anhelas, solo para prometerle que después se lo entregarías. No me imagino que esta promesa fue fácil para Ana, pero ella la cumplió.

¿Que tan importante es ser una persona de palabra y cumplir con lo que prometes? ¿Que es mejor, romper la promesa? ¿O no prometer nada? Por eso la palabra “compromiso” ya no tiene la importancia que una vez la tuvo. Matrimonios se acaban, amistades terminan, trabajos se acaban, ¿porque? por que ya no hay compromiso en la palabra de las personas. Pero nosotras tenemos que ser diferentes, tenemos que ser la pauta que diga hasta aquí no mas llegamos. Hoy es el momento de pedir sabiduría y ser mejores. ¿Sabías que hay poder cuando cumples lo que prometes? Dios bendice cuando haces lo que prometes. Cada vez que hacemos lo que decimos ganamos credibilidad y confianza con los demás y nos sentimos bien con nosotros mismos por que nos alegramos de ser fieles a nuestra palabra. Dios sabe que somos humanos y fallamos, pero pidamos perdón a Dios y comenzémos de nuevo.

Cada vez que hacemos lo que decimos ganamos credibilidad y confianza con los demás y nos sentimos bien con nosotros mismos por que nos alegramos de ser fieles a nuestra palabra.

Tal como lo prometió, Ana cumplió con sus palabras y cuando el niño era de edad lo trajo al templo de Dios y se lo presentó a el sacerdote Elí. El niño creció y Dios lo usó de gran manera. El fue el profeta que ungió los primeros dos reyes de Israel. Sigamos el ejemplo de Ana y seamos fieles a las promesas que le hacemos a nuestra familia y a Dios.

Ana Agila

Rate it
Avatar
Author

Ana Agila

Ana Agila trabaja con el ministerio de niños, Vida Kidz Awana Clubs y además sirve como colaboradora frecuente del blog de Vida Church.

list Archive

Previous post
Post comments (0)

Deja un Comentario

%d bloggers like this: