fbpx
play_arrow

keyboard_arrow_right

skip_previous play_arrow skip_next
00:00 00:00
playlist_play chevron_left
volume_up
chevron_left
  • cover play_arrow

    La Oración Eficaz del Justo Puede Mucho
    Roberto Colloca

  • cover play_arrow

    Dios Te Dará Mucho Más
    Mirta Colloca

  • cover play_arrow

    Yo Soy
    Mirta Colloca

  • cover play_arrow

    Nos Va a Ir Bien
    Roberto Colloca

  • cover play_arrow

    La Paloma
    Mirta Colloca

  • cover play_arrow

    Hoy Comienzo a Vencer Mi Debilidad Predominante
    Roberto Colloca

  • cover play_arrow

    Rota
    Mirta Colloca

  • Home
  • keyboard_arrow_right Blog
  • keyboard_arrow_right Fe
  • keyboard_arrow_right Verdaderamente Libres

Blog

Verdaderamente Libres

Silvia Ivelisse July 17, 2020 67


Background
share close

En los Estados unidos el mes de Julio es un mes muy especial, ya que se conmemora el día de la independencia de esta gran nación. Pero ¿Qué significa ser verdaderamente libres? Muchos de nosotros suponemos que la libertad significa hacer lo que queramos, y hasta vemos cualquier restricción en nuestro comportamiento, como una violación a nuestra libertad, y hasta a nuestros derechos. ¿Cuál él es verdadero significado de la libertad?¿Cómo ves tú la verdadera libertad? ¿Se ve como una boleta de votación o alguien saliendo de la cárcel? ¿Se ve en poder comprar lo que quiero o en el hecho de que no le debo nada a nadie? Por supuesto, es crucial definir qué entendemos por libertad para que sepamos lo que estamos buscando, y lo que esperamos lograr.

la Biblia nos ayuda a distinguir entre lo que significa para nosotros ser libres de algo y ser libres para hacer o ser algo. Una libertad y la otra son dos caras de la moneda de la libertad. Es interesante que muchas de las libertades que buscamos hoy sean vistas como fines en sí mismas, como un objetivo final a alcanzar. Es como si pensáramos que una vez que se logre nuestra libertad particular, todos nuestros problemas se resolverán. ¿Por qué? ¡Porque tendremos libertad! ¿Pero libertad de qué? ¿Y la libertad de hacer o ser qué?

Por ejemplo, supongamos que tenemos una deuda financiera profunda. Nos damos cuenta de nuestro estado desesperado y comenzamos a trabajar estratégicamente para salir de la esclavitud financiera. Puede llevar meses, años o incluso décadas, pero eventualmente esperamos equilibrar nuestro presupuesto y pasar de estar en rojo a negro. Pero, incluso si logramos nuestro objetivo y alcanzamos la libertad financiera, particularmente la libertad de la deuda, ¿realmente hemos alcanzado la verdadera libertad? En otras palabras, ¿no tener deuda financiera significa necesariamente que hemos alcanzado la libertad financiera? Realmente no ya que fueron nuestras acciones las que nos llevaron a la deuda en primer lugar. Y este no ha tenido cambios. 

Puede ser el caso, y desafortunadamente a menudo, que tan pronto como salgamos de la deuda, nos sumergimos de nuevo en ella. ¿Por qué? Porque nuestros corazones ven y desean algo sin lo que no pueden vivir. Así que lo compramos, ¡y listo! Estamos en deuda otra vez. Entonces, si nuestros corazones no cambiamos, tampoco cambiará nuestro comportamiento. Es por eso que la Biblia dice que la verdadera libertad comienza en el corazón. Actuamos de acuerdo con nuestros pensamientos y nos comportamos de acuerdo con nuestros deseos.

Curiosamente, la Biblia compara el corazón humano con un árbol: “todo árbol sano da buenos frutos, pero el árbol enfermo da frutos malos. Un árbol sano no puede dar malos frutos, ni un árbol enfermo puede dar buenos frutos … Porque del desbordamiento del corazón habla la boca. El hombre bueno saca cosas buenas del bien almacenado en él, y el hombre malo saca cosas malas del mal almacenado en él (Mateo 7: 17-18; 12: 33-35). La fuente de nuestras acciones es el corazón. Si está enfermo, la fruta (nuestras acciones) también está podrida.

Por supuesto, siempre es bueno estar libre de deudas, pero simplemente equilibrar los libros es solo un remedio periférico. Simplemente trata los síntomas en lugar de tratar la enfermedad. La verdadera libertad solo se logra cuando nuestros corazones cambian, no cuando los libros están equilibrados. Lo mismo puede decirse de la libertad política y verbal. Ambos son significativamente buenos y deben ser defendidos y protegidos, pero son libertades periféricas en comparación con la verdadera libertad. La verdadera libertad se produce solo en el corazón cuando se cambia y ese cambio solo puede llegar a través de nuestra relación con Jesus. ¿Quieres ser libre?… ¡El vino para hacerte verdaderamente libre!

Silvia Ivelisse

Rate it
Avatar
Author

Silvia Ivelisse

Silvia Ivelisse es coach profesional de liderazgo y vida, conferencista, autora, cantante y actriz. También es conductora del programa radial "Nosotras y Tú" y del segmento radial de coaching "SilTalk". Ella sirve en Vida Church junta a su esposo, Carlos, como directora del ministerio de matrimonios Fusión.

list Archive

Previous post
Post comments (0)

Deja un Comentario

%d bloggers like this: